ARTIFICIS SERVICIOS TURÍSTICOS Y CULTURALES Calle Baja del Salvador, 2 Bajo 23400 Úbeda, Jaén 953 75 81 50 artificis.com
Artificis >> Breve historia de BaezaVisita Úbeda Artificis | visitas Úbeda y Baeza, Visitas guiadas a Úbeda y Baeza, visita Úbeda, visita Baeza, Turismo en Úbeda Baeza Sabiote Jaén, visitas Sabiote, Tren Turístico

Breve historia de Baeza

2 Octubre, 2013

Baeza se encuentra en el centro geográfico de la provincia de Jaén, a 790 metros sobre el nivel del mar, en la llamada Comarca de la Loma. Su término municipal ocupa aroximadamente 19.000 hectáreas de las cuales 206 corresponden a la Ciudad, está circundado por los ríos Guadalquivir al sur y Guadalimar al norte e históricamente ha venido siendo nudo o cruce de importantes caminos naturales. Esta singular situación geográfica y estratégica ha posibilitado la ocupación humana desde tiempos prehistóricos, como así se muestra en los restos hallados en la ciudad (materiales prehistóricos, ibéricos, romanos y musulmanes).
Los primeros pobladores ocuparon la zona en el V y en la primera mitad del IV milenio a.C., basaban su existencia en la caza y en la recolección. Durante el IV milenio a.C. son las comunidades neolíticas las que viven en pequeños asentamientos estacionales al aire libre, son los que introducen la actividad agraria en la zona, acompañada de importantes avances tecnológicos como la cerámica y pulimento de la piedra. Pero será a mediados del III milenio a.C. cuando aparezcan los primeros núcleos humanos, datados durante la Edad del Cobre. consistían en poblados en su mayoria amurallados, su economía se basaba en la agricultura y la ganadería, y los materiales usados eran la piedra y el hueso, aunque en esta etapa aparecen los primeros elementos de metal.
En la época ibérica, siglo VII a.C. el Cerro del Alcázar se considera un poblado ibérico y en el siglo IV a.C. ya aparece consolidado.

Durante los siglo II y I a.C. en pleno Imperio Romano aparece citada en diversas fuentes con el nombre de Vivatia o Biatia. Se convierte en un importante centro administrativo y de intercambio, esta importancia se debe a su ubicacion, ya que es un paso obligatorio en la ruta comercial Cástulo-Málaga. Consolida su poder en Baeza.
En el siglo V a.C., una oligarquía hispano-romana mantendría su pujanza en la comarca ante las invasiones bárbaras, pero a partir del 550 es cuando la aristicracia goda impone su autoridad. El carácter de centro administrativo se mantuvo y se convirtió a Baeza en el núcleo urbano más importante de la zona. El campesinado era la clase social más numerosa, lo componían sobretodo hispano-romanos.
El territorio de Biatia fue ocupado en la segunda década del siglo VIII por las tropas musulmanas haciendo desaparecer el poder económico de la iglesia. Aunque la estructura social no sufre cambios importantes, la población se convierte al islam en su mayor parte. En esta época la ciudad es conocida como Bayyasa. Durante el siglo XI, Bayyasa estuvo sometida por diversos reyes de Taifas (Murcia, Almería, Denia, Granada, Toledo y Sevilla), hasta que en el 1091 es conquistada por los almorávides y mas tarde por los almohades. Su situación entre Castilla y Andalucía le otorgará una gran importancia estratégica a lo largo de la Edad Media. Los reyes cristianos la tomarán y la perderán en varias ocasiones. Alfonso VII la somete en el año 1146 pero finalmente la perderá en 1157.

En 1212, Alfonso VIII la ocupa a continuación de la famosa batalla de las Navas de Tolosa, pero no será conquistada definitivamente hasta 1227 por Fernando III “el Santo”, se le concibe como cabecera de puente en la reconquista de Al Andalus y por este motivo se dota a la ciudad de privilegios y del un fuero, el “Fuero de Cuenca”.
La presencia de la Iglesia Católica se restaura estableciéndose en Baeza la sede episcopal en el siglo XIII. A partir de ess fechas las mas importantes órdenes religiosas y conventuales tuvieron presencia en la Ciudad estableciendose como verdaderos focos urbanos.
La conquista del Reino de Granada en 1492 propició una mejora sensible en las condiciones económicas y demográfica. Es en el siglo XVI, cuando Baeza alcanza su máximo esplendor arquitectónico y cultural, con fundacion de la Universidad entre otros edificios publicos de interés.
El proceso constructivo se prolongaría a lo largo del siglo XVII, es el siglo de mayor apogeo conventual. Se funda el Seminario Conciliar. Pero será a partir de este siglo se inicia un declive comenzando un lento languidecer, al que hay que sumar la Desamortización de Mendizábal, que trajo la desaparición de conventos, cierre de parroquias, ermitas y fundaciones.
Con el entronamiento de los Borbones se instauró un nuevo concepto de Estado, aunque en Baeza este cambio apenas se notó. Se iniciaron algunos intentos de mejora animados por la Real Sociedad Económica de Verdaderos Patricios de Baeza, pero ya en 1780 las expectativas iniciales se enfriaron y aunque la Real Sociedad se mantuvo hasta 1833, sus realizaciones no sobrevivieron a su temprana decadencia.

La crisis económica y política del reinado de Carlos IV finalizaba el siglo XVIII y se iniciaba el XIX. Baeza sufrió cuantiosas pérdidas humanas y económicas en el primer cuarto de siglo, debido a la Guerra de Independencia primero y a las exigencias, represalias y contribuciones de liberales y absolutistas después.
La economía, fundamentalmente agrícola, refleja un incremento de la producción y una selección de los cultivos, aumentando considerablemente la extensión dedicada al olivar. La sociedad baezana experimentó durante este siglo un cambio reseñable. La Guerra de la Independencia y las desamortizaciones consolidaron el poder de la burguesía agraria.

A principios del siglo XX se van consolidando las tendencias políticas obreristas, especialmente anarcosindicalistas y socialistas. Las estructuras económicas vuelven al estado en 1931 y la situación del campesinado se agrava. La crisis de los 70 contribuyó en buena medida al proceso de decadencia demográfica, iniciada en la década de los 40. Con esta coyuntura la ciudad se enfrenta a la transición democrática. Las elecciones municipales del 79 dieron la alcaldía a la UCD. La decada de los 80 marca una inflexión en la tendencia negativa, propiciada por la favorable coyuntura económica.
Surge un importante desarrollo urbanístico a lo largo del siglo XX, en el terreno económico la principal riqueza sigue siendo la agricultura, principalmente el cultivo del olivar. En 1996 fue declarada “Conjunto Histórico-Artístico”.
Aunque tímidamente, existe un despegue importante y de calidad de los servicios turísticos en gran parte acrecentado por la declaración de Baeza Patrimonio de la Humanidad. Estos servicios están principalmente basados en el turismo de interior, cultural y monumental. En cuanto a los espacios de interés natural cabe destacar los humedales de la Laguna Grande. Ultimamente su tradición universitaria se está viendo recuperada con la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía.
Cultura

A lo largo del año Baeza se convierte en un referente cultural, por el carácter y calidad de las actividades que alberga y que en mayor o menor medida tienen mucho que ver con su tradición universitaria, humanista, literaria y como no puede ser de otro modo, vinculadas al arte y a la historia. La Cultura, así entendida, se convierte en protagonista de la vida de la ciudad ya que está abierta, como un derecho ineludible que es, a todos los ciudadanos.
Muchas de estas actividades tienen que ver con las fiestas tradicionales y las costumbres locales y se han ido adaptando al devenir de los tiempos y a la demanda del público.

Así nos encontramos con la celebración de la Semana Santa, con nombre propio en Baeza y declarada de Interés Turístico Nacional y que ha sabido fusionar tradición, religiosidad, devoción, arte e historia. La Ciudad se convierte en un escenario y retablo pasional por donde desfilan más de una veintena de cofradías, que portan las artísticas imágenes de Cristos y Dolorosas con gran solemnidad. Destacamos además la interpretación el Martes Santo, del Miserere, compuesto por Hilarión Eslava para la S. I. Catedral de Baeza y que se ha convertido en una de las señas de identidad de la Ciudad.
Nos encontramos también con otras fiestas, tratadas en el apartado correspondiente, como son el Corpus Crhisti, las Cruces de Mayo, las Reales Fiestas del Concejo de Baeza en honor de San Andrés, las fiestas de Barrio y por último la Feria y Fiestas en honor de la Patrona de la Ciudad, Santa María del Alcázar, que se celebra en agosto.

En otro ámbito, se están realizando una serie de eventos singulares que trascienden el espacio propiamente local, como es la convocatoria del Premio Internacional de Poesía Antonio Machado en Baeza que pretende distinguir y homenajear, tanto la figura del poeta Antonio Machado como los valores que transmite a través de su obra, y es uno de los principales premios del panorama literario español. A este Premio se suman una serie de actos machadianos que se realizan en el mes de febrero, coincidiendo con el aniversario de su muerte.
Entre Junio y Julio nos encontramos el Festival Internacional de Música, Danza y Canciones Populares, denominado Folk del Mundo. Un Festival que se desarrolla en distintos lugares de la provincia y del que la Ciudad es anfitriona, contando en esos días con actuaciones del folclore de otros países.

La música ocupa un lugar importante en la programación anual. Anualmente se suceden diversos conciertos de la Banda de Música de Baeza, que se celebran en los Quioscos de Música del Paseo de la Constitución o del Parque Leocadio Marín y en el Auditorio San Francisco. Siguiendo con las actividades musicales, en el mes de julio es una cita obligada el desarrollo del Taller Provincial de Música, dirigido a los músicos menores de 20 años de las distintas agrupaciones musicales y bandas de música de la provincia.
A partir de Octubre nos encontramos con el Otoño Flamenco, una programación que reúne cada semana lo mejor del cante y el toque en sus distintos palos y vertientes.

En el mes de diciembre tiene lugar el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza que aúna en espacios renacentistas, sonidos e instrumentos originales con la programación de diversos conciertos con un denominador común.
La programación teatral, tanto de Sala como en formato de Calle, conciertos de todo tipo y otros actos de variada índole, como conferencias, recitales, etc., completan las actividades culturales en el transcurso del año.
No hay que dejar de lado el Museo de la Ciudad de Baeza y el dedicado al pintor baezano Antonio Moreno. A todo ello hay que sumar las exposiciones que se suceden en la Galería de Arte del antiguo Cuartel de Sementales y las que se realizan en el Archivo Histórico Municipal, que entre sus fondos custodia el documento más antiguo de Andalucía.
Finalmente, merece mención aparte la programación cultural de la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía, que se desarrolla en los meses de julio y agosto como complemento a sus actividades académicas y que comprende teatro, conciertos, exposiciones y conferencias.
Tradiciones y Fiestas Populares

Entre las Fiestas y tradiciones destaca, en primer lugar, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional en 1975 siendo la celebración con más arraigo y tradición de las que se celebran en la Ciudad y a la que además de los excepcionales desfiles procesionales se suma, el Martes Santo, la interpretación del Miserere de Eslava en la S.I. Catedral.
Otra Fiesta de interés es la del Corpus Christi, que conserva antiguas reminiscencias de los siglos XV y XVI. La procesión del Santísimo tiene un carácter de gran solemnidad, se realiza en la Custodia procesional del XVIII, sin duda la más preciada joya de orfebrería de la ciudad, realizada por el maestro platero de Antequera Gaspar Núñez de Castro. Las calles del recorrido se cubren con toldos y se decoran con altares y alfombras.

Es reseñable en este apartado la Feria de Agosto, en Honor de la Patrona de Baeza, Ntra. Sra. María Stma. del Alcázar. Durante esos días se celebran actos deportivos, torneos, actos culturales, conciertos, espectáculos taurinos y unos días antes relacionado con el mundo del caballo, el Concurso Nacional de Saltos. Debemos destacar la Feria de Día, que transcurre en el Paseo de la Constitución acondicionado con un microclima, y donde tienen lugar distintas actuaciones musicales y folclóricas. Se instalan Casetas en las que se degustan platos típicos y se disfruta del “tapeo”.

Destaca entre las Fiestas populares las Cruces de Mayo, que se ubican en todo el Barrio Monumental y Casco Histórico, retomando una antigua tradición de levantar altares y cruces en el mes de Mayo, coincidiendo con la festividad de la Exaltación de la Cruz y son realizadas en su mayoría por Cofradías y Hermandades de Baeza.

También enraizada en el sentir popular está la Romería De La Yedra. De larga tradición centenaria, se celebra en honor de la Virgen del Rosel a la que acompañan a su Santuario miles de personas en carretas engalanadas. Junto al Stmo. Cristo de La Yedra, forma una Cofradía que cuenta con gran devoción. Se celebra el primer sábado de septiembre.
Por último las Reales Fiestas del Concejo de Baeza en honor de San Andrés. En el mes de noviembre se celebran estas Fiestas medievales que cambian la fisonomía de la Ciudad, realizándose un mercado medieval, distintos actos culturales, religiosos y festivos, teatro de calle, espectáculos musicales y de danza.

Gastronomía

La cultura gastronómica se asienta en su historia y en su situación geográfica. En muchos de los platos se pueden encontrar influencias culinarias de la cocina romana, judía, islámica, morisca y mudéjar que a lo largo de los años ha sabido fusionarse y encontrar su propio lugar.
La cocina tradicional por lo tanto está íntimamente relacionada con los ciclos estacionales y festivos, así como con las materias primas básicas de la tierra y todos ellos regados por el oro líquido de los campos de olivares de Baeza, el aceite Virgen Extra que está presente de forma ineludible en cualquier plato. Junto a esta cocina tradicional, que puede degustarse en cualquier restaurante, se encuentra otra cocina más elaborada y actual que responde a las exigencias de los más entendidos paladares.
Reseñar entre los platos más autóctonos, el lomo de orza, bacalao a la baezana, ochios o “masaceite”, cazuelas, potajes, andrajos, “cocido mareado”, pipirrana, etc. y una larga lista de dulces y repostería.
Fuente: Excmo. Ayuntamiento de Baeza.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies