Select Page

Aprovechando que estos días en Úbeda se respira flamenco en varios de los enclaves monumentales más bellos de nuestra ciudad, entre ellos, la Sinagoga del agua, donde el sábado 14 de Abril a las 21h, con motivo del Festival Flamencos y Mestizos Ciudad de Úbeda,  abriremos el alma a María Vargas.   

En el Blog de hoy nos adentramos en la relación del cante jondo y las cantigas sinagogales. ¿Qué tienen en común?

El cante por Petenera, refleja musical y coreográficamente una clara influencia hebrea. Su propio nombre así lo indica: “Cante de Sinagoga”. Sin descartar otras teorías, el cante flamenco se basa, en sus comienzos, en una transmisión puramente oral llevada a cabo en la intimidad del hogar o en reuniones sociales o religiosas, no existiendo por ende  documentación alguna que nos detalle sus orígenes.

Festival Flamencos y Mestizos Ciudad de Úbeda

MARÍA VARGAS. IMAGEN: ALFONSO OTERO

Al igual que en el arte, el mundo cotidiano… la música también bebe de las Tres  Culturas: Judía, Cristiana y Árabe, naciendo así, la música sefardí en la que los instrumentos tradicionales se dan la mano con el cante en hebreo o ladino, variedad ésta última que incluso acerca los textos litúrgicos a todo aquel que desconocía la lengua hebraica en la Edad Media.

Por otro lado, la música profana de esta época, nos recuerdan al cante flamenco con canciones de amor donde el erotismo es uno de los principales protagonistas todo ello expresado con un intenso sentimiento de sensualidad.  El pueblo judío tras ser expulsados y convertirse en un pueblo errante, tintan de dolor, quejíos del alma y añoranzas sus letras, llegando incluso a su máxima expresión (según el escritor israelita “Medina Azara”, seudónimo del escritor Máximo José Kahn) en la Saeta, cantadas por aquellos Cristianos Nuevos que se veían entre la espada y la pared; o mostraban un cristianismo convincente o abrazaban el exilio.

Hay quien ha relacionado ciertas formas del “cante jondo” con algunos cantos sinagogales; algunos suelen llamar “chantre” al cantaor. Igualmente, la costumbre de “jalear” a cantaores y bailaores durante el espectáculo, arranca de una antigua costumbre judía. como curiiosidad, indicar que la palabra “jalel” significa “animar” en hebreo.

Concluye Hipólito Rossy, diciendo que:

“Hay la creencia de que la petenera es cante de origen semita, lo que no sería nada de extrañar, pues muchos judíos fueron trovadores y juglares y entre estos se cultivó el cante popular”.

Parece abonar la posición de este autor la existencia de una letra de peteneras muy conocida, que refleja una escena de ambiente netamente judío:

“¿Dónde vas bella judía,
tan compuesta y a deshora?
Voy en busca de Rebeco
que estará en la sinagoga”.

La falta de documentación o archivos existentes de aquella época en relación a dicho tema, como hemos referido antes, dificulta poder afirmar todo lo expuesto, generándose tantas teorías válidas y posibles, como expertos existen.

¡¡OS RECORDAMOS!!

Si no quieres perderte el concierto de María Vargas, el sábado 14 de Abril a las 21h en la Sinagoga del Agua,  puedes adquirir tus entradas en Artificis Servicios Turísticos (C/Baja del Salvador nº2) o en la propia Sinagoga del Agua (Calle Roque Rojas/esquina Calle Las Parras). El precio por persona de dicha entrada es de 6€.

¿Te animas a navegar entre las olas del flamenco con nosotros?

¡No te quedes sin tu entrada!

María Vargas Festival Flamencos y Mestizos Ciudad de Úbeda