Select Page
Santa María de los Reales Alcázares

Santa María de los Reales Alcázares

Úbeda, al igual que el resto de ciudades y pueblos de nuestra provincia, de nuestra comunidad e incluso de nuestro país, tiene tradiciones que pasan de generación en generación y muchas veces nos preguntamos ¿de dónde vienen?

Hoy nos centramos en el Cristo de Medinaceli, culto arraigado en la sociedad ubetense y en otras importantes ciudades de nuestro país como Madrid o Málaga.

El primer viernes de Marzo los devotos del Cristo de Medinaceli tienen una cita en la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares (cuando ésta estuvo cerrada por obras se ubicaba en San Pedro). A las 11 de la mañana se celebra la función principal y después la figura se coloca en la Capilla de las Bolas en Besapiés, hasta altas horas de la tarde, al que acuden cientos de ubetenses y vecinos de localidades aledañas año tras año.

 

Cristo de Medinaceli

Imagen: www.antonioespadas.com

La iconografía del Cristo de Medinaceli es similar en todas las ciudades donde lo veneran: es un Cristo de Sentencia, con las manos amarradas, ataviado con una túnica color púrpura, porta un escapulario con la cruz roja y azul propia de los Trinitarios y una corona de espinas. En algunos casos es figura de vestir y tiene pelo natural. Recibe el apellido “de Medinaceli” porque fue este ducado el que edificó su Basílica en Madrid y ostentan el reconocimiento de Hermano Mayor de la cofradía perpetuo en agradecimiento por tal hecho.

La tradición comienza en el siglo XVII, cuando un padre franciscano lleva consigo a tierras sarracenas una imagen de un Cristo de Sentencia y dicha imagen fue capturada como si se tratase de una persona. Tras su rescate, comienza la leyenda y devoción hacia la figura.

El devoto del Cristo de Medinaceli se acerca a él con la intención de, tras besarle el pie, pedirle tres deseos (sabiendo que sólo se cumplirá uno) y a cambio deja tres monedas en la bandeja de plata que hay situada junto a él. Incluso algunos le llevan claveles rojos y sus deseos apuntados en un papel que depositan también en la bandeja con el anhelo de que se cumplan.

– Dicen que si pides tres deseos, te concede uno, pero a mí siempre me ha concedido los tres.

– Eso depende, porque mira que hay almas y almas, aunque es cierto que él reparte.

– Si él sabe que te hace falta, te lo da. Eso te lo digo yo.

http://www.publico.es/sociedad/cola-cristo-jesus-medinaceli.html)

En Madrid se registran colas que pueden durar hasta días con el fin de rendir culto al Cristo de Medinaceli. En Úbeda no tanto, pero si te animas a seguir la tradición… ¡No te descuides!