Cómo cada  feria, los ubetenses se afanan en preparar los modelitos que lucirán por el Real del ferial pero no sin mirar un poco al pasado para recordar cómo fue la experiencia años atrás.

¿Os animáis a recordar con nosotros?

Una de las ferias más importantes de la provincia, festeja al patrón de la ciudad, San Miguel, por producirse la conquista a manos de Fernando III el día de su onomástica, allá por 1233.

Fiesta de transición del estío al otoño, del final de la cosecha al comienzo del año agrario, del 29 de Septiembre al 5 de Octubre la ciudad se vuelca con la última gran fiesta antes de que el frío nos haga resguardarnos en casa.

Para los más peques de la casa, tenemos que decirles que nuestra feria ha cambiado en varias ocasiones de ubicación. Hasta llegar al Recinto Ferial junto a la ITV en la que se encuentra hoy, antes pasó por el Polígono Industrial, por el Parque Norte, por la Avenida de la Constitución, incluso por la actual Estación de Autobuses y en tiempos más remotos por la Corredera de San Fernando entre otras muchas ubicaciones.

También, con el tiempo ha cambiado mucho su fisonomía, las casetas de las hermandades han ido creciendo y ya nos dejaron aquellas casetas de tómbola que arremolinaban a familias enteras con el fin de llevarse una minicadena o una mountain bike.

curiosidades feria de úbedaLos cacharritos también han cambiado, ya pocos se montan en el látigo (antes causaba furor). Sus compañeros, los coches de choque, si siguen siendo el punto de reunión de los jovenzuelos que difícilmente podrán entablar una conversación por la música a unos niveles de concierto en estadio.

También los festejos taurinos han ido disminuyendo, pero no todo son pérdidas. La agenda cultural ha ido mejorando ya que a los diferentes conciertos se une desde hace ya 25 años la Muestra de Teatro de Otoño que trae a nuestra ciudad a los mejores actores del panorama nacional para presentarnos sus propuestas que llenan los teatros de la Capital.

No hay que olvidar la procesión de nuestro patrón, que desde 2001 nos acompaña por las calles de la ciudad, cuando antes sólo se celebraba una misa en su Iglesia, San Miguel.

Si realmente sientes curiosidad por cómo se lo pasaban antaño en las fiestas patronales, sentarse junto a los mayores es la mejor opción. Estarán encantados de contar sus batallitas en las casetas de tiro o recordar sus cortejos bailando al son de la música de la Caseta Municipal.

Pero sin duda, la mejor manera de conocer la esencia de la Feria de San Miguel de Úbeda, es visitándola y disfrutar junto a los ubetenses de sus fiestas grandes.

¡Nos vemos por el ferial!