En estos días tan difíciles para todos, donde no podemos salir de casa qué os parece si los utilizamos para saber un poquito más de nuestra ciudad y darla a conocer a aquellos que aún no nos han visitado o quieren hacerlo cuando toda esta crisis termine.

Como hemos podido indagar en posts anteriores, Úbeda es cuna de grandes figuras en casi todos los ámbitos.

Hoy volvemos al Arte, y nos vamos a detener en la figura de un ilustre escultor ubetense: Antonio Espadas Carrasco.

¿Conoces su obra? En el siguiente post te la detallamos.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, desde 1988 es profesor de Escultura y Volumen de nuestra Escuela de Arte situada en la Casa de las Torres, formando en su aula artistas y artesanos, escultores e imagineros de toda la provincia.

Antonio Espadas

Imagen: https://www.antonioespadas.com/

Además, su faceta docente la compagina con su estudio situado en la Calle Molinos, donde comenzó su carrera como Artista ligado a la pintura con exposiciones en Córdoba, Madrid, París o Sevilla; pero también desarrolla de forma paralela la escultura en su catálogo, en la que comienza a indagar en la escultura creativa, lejos de la imaginería religiosa.

Su camino en la imaginería procesional comienza a través del encargo de una figura de Hebreo para acompañar al misterio de “La entrada de Jesús en Jerusalén” de la localidad vecina de Villanueva del Arzobispo (Jaén), un camino en que sigue dando importantes pasos hasta la actualidad, trabajando tanto para cofradías como para particulares y cosechando halagos ante la gran calidad de sus obras.

Imagen: https://www.antonioespadas.com/

Pero no es solo creador, también pone sus manos en favor de la restauración, tan importante para conservar el legado mueble de la Iglesia, Cofradías o particulares.

Sus obras están marcadas por un gran realismo y un profundo estudio de la anatomía humana, lo que les brinda gran expresividad a sus imágenes, esculturas alejadas de arquetipos o cánones locales y la suma de todo le ha valido una carrera a la que auguramos un largo y próspero futuro.