Todos, al escuchar Vandelvira, pensamos en grandes palacios, majestuosas iglesias…pero nuestro artista alcaraceño también se atrevió con la arquitectura civil más funcional como son los Puentes.

En este post te damos a conocer una de las obras cumbre, en cuanto a ingeniería civil se refiere, del archi conocido arquitecto Renacentista, Andrés de Vandelvira: el Puente Ariza, el cual nace  para mejorar las comunicaciones con el Levante y La Mancha a través de la comarca del Condado.

Puente Ariza

Puente Ariza (Úbeda)
Imagen: El Mundo

Andrés de Vandelvira pone en marcha su proyecto,  junto al maestro cantero Antón Sánchez para dar forma a la imponente fábrica de sillería de arenisca que conforma el Puente Ariza, compuesto por 5 bóvedas de caños, siendo uno de los puentes de bóvedas con grandes luces que se estilaban en la época por la zona septentrional Andaluza.

La construcción civil se ejecuta en la segunda mitad del siglo XVI (1562-1575), tardando algo de más de diez años en conseguir culminarla. Curiosamente es en el mismo año en que la obra finaliza cuando Vandelvira fallece.

Durante su vida, el puente ha pasado por diferentes reformas y proyectos de adecuación, principalmente en lo que respecta a su pendiente o la modificación de los accesos que originalmente eran rectos, mientras que en la actualidad se presentan con cierta pendiente. Además, los pretiles originales de piedra se sustituyen por unos metálicos y los tajamares, semicirculares en origen se reforman para obtener una geometría final prismática, aunque no homogénea en todos ellos, de hecho, aún queda uno tajamar semicircular aguas abajo. En cualquier caso, la idea de aliviar las cargas del agua sobre las pilastras con esta nueva geometría era clara.

Puente Ariza

Puente Ariza (Úbeda)
Imagen: daseorgaleriafotografica.wordpress.com

El principal punto de inflexión sobre la obra lo marca la construcción y puesta en funcionamiento del embalse del Giribaile, que convierte la zona en inundable y obliga a desviar el tráfico rodado por otra vía. La situación en la que se encontraba el puente, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento el 4 de febrero de 1993, se traduce en un proyecto cinco años después, en 1997 para desmontar el monumento y trasladarlo a otra ubicación con un coste cercano a los 5 millones de euros.

Hoy en día, el puente sigue en su ubicación original, pues el proyecto de traslado no se llegó a ejecutar. Aunque el puente se encuentra en general completo y su geometría es aún muy identificable, el deterioro por su condición “sumergible” es progresivo sufriendo desprendimientos en algunas zonas.

¿Conocías de su existencia? Te animamos a acercarte hasta él ahora que vuelve a estar visible pues quién sabe, si las aguas lo diluirán de nuevo…