Pasado Halloween, volvemos a dejar las calabazas para los cuentos de Disney…o bien podemos aprovecharlas y preparar una receta de otoño muy nuestra, muy jiennense.

En nuestra provincia, la calabaza que podemos ver en todo huerto que se precie es alargada, de un color naranja claro y vetas verdosas, conocida comúnmente como cuarrécano, una hortaliza de la familia de las curcubitáceas, al igual que el melón o el calabacín. Es rica en agua, betacarotenos, antioxidantes, fibra y vitamina A. Aunque podemos encontrarla casi todo el año en nuestros mercados, bien es cierto que es típica del otoño e invierno. Esta variedad es ideal para freír.

A continuación os damos la receta de una conocida bloguera gastronómica que además es ubetense, Conxy Gastroandalusí. En su Blog encontramos un excelente espacio gastronómico que os recomendamos por sus singulares recetas todas ellas ilustradas por ella misma que hacen ver la cocina como un Arte.

¿Nos ponemos manos a la obra?

Ingredientes; 1 calabaza almizclera (conocida como cuarrécano, pavo, etc), 2 o 3 guindillas al gusto (opcional), Aceite de Oliva Virgen Extra, Ajos, pimienta, orégano y a modo opcional chorizo.

Procedimiento; 

Cortar, pelar, limpiar y trocear la calabaza en cuadritos del menor tamaño posible.

Ponemos aceite en la sartén, y sofreímos el ajo, con un pimiento seco y las guindillas al gusto. Cuando estén tostados los retiramos y reservamos. En ese mismo aceite, ponemos el cuarrécano, removemos y agregamos una poca agua (un chorrito) y un majado con sal, orégano y los ajos que se frieron con el chorizo y estaban reservados.

Ponemos a fuego medio y movemos hasta que se quede como si fuera un puré. Quedará una masa que se despega fácilmente de la sartén, y sabremos que está listo cuando se despegue totalmente de los bordes de la sartén.

Podemos servir en tostadas crujientes, ochíos, pan caliente, con chorizo, morcilla, etc. Ya sólo nos queda disfrutar de este plato tan típico jiennense y que no falta en nuestras casas en otoño. 

Hacer turismo no es solo disfrutar del patrimonio, es también empaparse en la cultura gastronómica del lugar, ¿te animas a conocer los platos típicos de nuestra tierra?

En próximos post te seguiremos desvelando lo mejor de nuestros fogones