Ahora que dejamos atrás los excesos propios de las navidades, ¡toca cuidarse un poquito! En la mayoría de listas de propósitos para el nuevo año, incluimos cuidar nuestra línea y qué mejor que recurrir a la cocina tradicional, la de siempre, la de las abuelas para hacerlo. Una cocina en la que las recetas son 100% sanas y saludables, elaboradas con alimentos reales aderezados con especias que sacan lo mejor de ellos.

Hoy queremos enseñaros una receta muy de nuestra tierra, económica y de aprovechamiento que nos sacará de un apuro los días en los que no tenemos mucho tiempo para cocinar ya que puede aguantar hasta una semana en el frigorífico.

Últimamente está muy de moda el hummus, una pasta de garbanzos que podemos dipear como entrante saludable y tiene infinidad de combinaciones. En Jaén, tenemos nuestra propia combinación de hummus que se llama MORROCOCO o garbanzos mareaos.

 Os dejamos la receta a continuación.

MORROCOCO [VIA THERMORECETAS.COM]

Ingredientes

  • 800 g de garbanzos cocidos (del puchero o de bote) escurridos
  • 2 cebolletas
  • 2 cucharaditas de comino en polvo
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • 1 cucharada grande de tahine
  • 50 g de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • unas gotas de zumo de limón
  • 1/2 cubilete de agua

Preparación

  1. Ponemos en el vaso el aceite y las cebolletas a cuartos. Trituramos 5 segundos, velocidad 5. Seguidamente, rehogamos 10 minutos, temperatura 120º, velocidad cuchara.
  2. Agregamos el resto de ingredientes. Trituramos 1 minuto, velocidad 8. 

Si os ha quedado demasiado espeso, podéis añadirle agua al gusto.

3. Emplatamos y echamos un chorrito de aceite y pimentón (opcional). Acompañamos con pan tostado o pan pita.

morrococo

Morrococo Imagen: Cocinando entre Olivos

Como veis, la receta es super sencilla y os la damos adaptada a los robots de cocina que hoy nos ayudan en casa a tener la comida en un plis, así que no tienes excusa para no probar en casa esta receta.

Si no disponeis de un robot, no os preocupeis por que la receta es bien sencilla. Se pica la cebolla o cebolleta, añadimos los garbanzos previamente machacados con la ayuda de un tenedor, incorporamos un poco de tomate frito y las especias que además de darle color le dará un buen sabor y sobre todo “mareamos” mucho esta mezcla para que quede un textura untuosa. Corregimos el punto de sal y no os olvideis de echar un poco de AOVE y pimentón y… ¡¡a comer!!

Os aseguramos que ¡¡os va a encantar!!

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a probarla?