Pasear por el casco histórico de Úbeda es un lujo para los sentidos, pues no sabes qué te va a sorprender al girar la calle, en cualquier recodo de éste te espera nuestro patrimonio, una huella imborrable del “savoir faire” ubetense que exprimió su siglo de esplendor, el XVI, para dejarnos un legado difícil de superar.

Hoy detenemos nuestro paseo en la pequeña Plaza de Josefa Manuel, a espaldas del Mercado de Abastos y la Calle Corredera de San Fernando, donde encontramos la imponente Casa de Don Luis de la Cueva.

Siguiendo los esquemas de casa solariega local, este palacio del siglo XV perteneciente a la influyente familia Cueva, cuenta con un patio central adintelado, distribuidor de las estancias que cuenta con columnas, cuyas basas y capiteles, nos recuerda a las vistas en la Casa Mudéjar, actual sede del Museo Arqueológico del que os hablamos unas semanas antes.

Su fachada, sin embargo se levanta en la primera mitad del siglo XVII, de ahí su destacada elegante sobriedad rota sólo por ventanas y un arco de medio punto decorado en sus enjutas con grandes escudos de armas y enmarcado con unas, casi esbozadas, pilastras toscanas. Sobre él discurre un entablamento de triglifos y metopas que es coronado por un balcón corrido.

Según se narra, será esta la casa en la que se aloje el rey Enrique IV, el cual tomó como favorito al hidalgo ubetense Beltrán de la Cueva, al que más tarde se le supondría la paternidad de la princesa Juana “la Beltraneja”.

Como muchos edificios de nuestra localidad, la conocida como “Casa del Jodeño” sufre las vicisitudes del tiempo, siendo utilizado durante la Guerra Civil como casa de socorro y cárcel, después utilizada como carpintería incluso, para posteriormente caer en abandono.

Pero desde que en el 2006 finalizara su restauración, sus 1.850 metros cuadrados albergan en la actualidad varias dependencias del Ayuntamiento, además de una serie de estancias destinadas a acoger muestras artísticas, talleres, conferencias… siendo así un moderno espacio culturalmente vivo para nuestra ciudad.

Hay tantos puntos de interés en nuestra ciudad que sin una Visita Guiada, Úbeda puede resultar abrumadora, ¿te animas a visitar esta bella ciudad con nosotros?  Estaremos encantados de “hacer hablar a las piedras” para que éstas te desvelen todos los secretos e historias que guardan.