Úbeda no solo guarda joyas en su casco histórico a modo de relicario pétreo para el disfrute de sus visitantes.

Si te animas a subir hasta la zona nueva de la ciudad, en una de sus arterias comerciales como es la Calle Trinidad encontrarás, hoy cubierto por andamios ante su inminente restauración, otro palacio más, muestra del señorío de nuestra ciudad de los Cerros: El Palacio de los Busianos.

En el último tramo del siglo XVI – comienzos del XVII se impone en la ciudad un nuevo modelo de casa señorial apostando el protagonismo hacia una torre, a modo de alcázar urbano con torre en un ángulo, pareciendo pues que se busca una mirada hacia el pasado constructivo de la ciudad que también, pone en su punto de mira, construcciones coetáneas como pudiera ser El Escorial o los alcázares reales como el de Toledo, construcciones ideales para cobijar la mentalidad pretenciosa de una nobleza pujante.

Palacio de los Busianos (1920)
Imagen: imprenta de la Loma

El Palacio de los Busianos que hoy ocupa nuestra atención, no dispone de torre construida, pero sí proyectada en un principio. Construida como mansión por Diego López de Messia, Marqués de Busianos, organiza su planta en torno a un gran patio central de doble arquería, ejecutado en 1581 por los maestros canterios Diego Gil y Diego de Ávila, siguiendo el modelo vandelviriano ejecutado en el patio del Hospital de Santiago.

Cuenta con una fachada corrida dividida en dos cuerpos, con acceso adintelado enmarcado por unas simples pilastras toscanas rematadas por un frontón triangular con tímpano en el que encontramos la heráldica de la familia sostenida por acróteras.

En el segundo cuerpo o parte noble, encontramos cinco balcones, que se corresponden con los vanos del piso inferior, coronados por frontones en altorrelieve apoyados sobre ménsulas.

Imagen: Santiago Abella (Flickr)

Cabe destacar el frontón central, donde encontramos unos mascarones que nos recuerdan a las máscaras centroamericanas, vinculando así el patrimonio inmueble al patrimonio mueble propio a la familia entre el que se encontraban máscaras y dijes de origen indiano.

En la gran cornisa, que corona el palacio, encontramos dos fechas­: 1568 y 1580, ambas referidas a dos períodos constructivos del edificio.

Interior del Palacio de los Busianos.
Imagen: pasionporubeda.es

Su interior, inaccesible (esperemos que por ahora), presenta una novedad al encontrar óculos en las enjutas de sus arcos y una suntuosa escalera de doble vuelta cubierta por una cúpula rebajada encamonada que, ostenta el título de ser la más grande de toda la arquitectura privada de la ciudad (su caja mide 9 metros x 7.5 metros). Esperamos que los actuales trabajos de restauración que se están llevado a cabo sobre él nos regalen una imagen renovada y accesible de este palacio para el disfrute de visitantes y locales, atestiguando así con un ejemplo más del peso de la arquitectura civil en Úbeda.