Select Page

Es por todos conocida, la ya universal expresión Irse por Cerros de Úbeda (aunque al otro lado del charco cambien los Cerros por el Cielo). Pero no es tan popular la expresión Puñalada Trapera, la cual tuvo origen también en nuestra ciudad. Si quieres saber de dónde viene… ¡¡SIGUE LEYENDO!!

Hace mucho tiempo atrás, en nuestra localidad, en Úbeda, convivían dos familias pudientes, éstos eran los Aranda y los Trapera; nobles e hidalgos que se asientan en nuestra ciudad gracias al Fuero de Cuenca.

Tanto los Aranda como los Trapera, gracias a sus antepasados ( Juan Sánchez Trapera y Juan Sánchez de Aranda), se merecieron el figurar en el escudo de Úbeda como componentes de aquellos “doce leones”, que lucharon fervientemente a favor del rey Alfonso XI, en la batalla de Ageciras, de la que salieron airosos.

Ambas familias tenían una obsesión, el control de la zona. Tal era la pugna, que un mal día, durante una acalorada discusión, un trapera hiere a uno de los Aranda  en el Claro del Salvador. El Aranda, malherido, se refugió en uno de los templos de la ciudad, hoy desaparecido como es la Iglesia de Santo Tomás Canturiense. Durante la celebración de la eucaristía, el Trapera, sin dudar, entró en la iglesia y sin previo aviso, le asentó ante el altar, en el momento de la consagración, la puñalada definitiva que acabo con la vida del malherido Aranda.

Personado en la ciudad el Adelantado de Andalucía: Per Afán de Rivera, tuvo que poner orden y una vez examinados los hechos, su sentencia fue el ajusticiar a varios de los Trapera, dejando relegado al olvido el apellido Trapera, sustituyéndolo por el de Alcázar, el cual sería el que llevarían a partir de ese momento los supervivientes y descendientes de éstos.

Durante nuestras Visitas Guiadas contamos estas y muchas más anécdotas. Úbeda es una caja de sorpresas, anímate a descubrirlas.