google1a02eaab49a8e548.html

Una de las plazas más coquetas de nuestra ciudad y que más sorprende a los foráneos es la de Primero de Mayo, o más bien conocida por los locales como Paseo del Mercado, al ser antiguamente el centro neurálgico de la ciudad por acoger el mercado, cualquier tipo de festejo, etc.

Antiguas casas consistoriales.

En ella, podemos ver reflejado tanto el poder civil representado en nuestras antiguas casas consistoriales (actual conservatorio de Música y Danza), como el poder religioso con la Iglesia de San Pablo. Templo que protagonizará las líneas que nos suceden.

La Iglesia de San Pablo, es el segundo templo más antiguo e importante de la ciudad de Úbeda, tras Santa María de los Reales Alcázares. Dicho templo fue erigido en el XIII sobre una mezquita de barrio, pero debemos su morfología gótica actual a la restauración sufragada por el obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce (marca su mecenazgo con la repetición de su escudo en el exterior hasta en cuatro ocasiones) posterior a 1368, ya que sufrió de lleno los agravios de Pedro Xil durante la guerra civil entre Pedro I el Cruel y Enrique II de Trastámara.

La Planta basilical, compuesta de tres naves con cabecera poligonal, cobija en su interior capillas funerarias de gran majestuosidad que bien sirvieron de enterramiento a las grandes familias y personalidades ubetenses. Ejemplo de ello es la Capilla de la Encarnación o popularmente conocida como “la Capilla del Muerto”, que da sepultura, al yacente ataviado con armadura, Juan de Monsalve y Sanmartín; o la Capilla del Camarero Vago o “de las Calaveras”, fundada por Francisco Vago, camarero del obispo de la Fuente del Sauce, quien posee una de las capillas funerarias de estilo plateresco más notables de la ciudad.

San PaBLo

capilla del Camarero Vago.
Imagen: Youtube

Antaño, mientras Santa María se encontraba cerrada por restauración, la iglesia de San Pablo llegó a cobijar un gran número de imágenes procesionales.

En la actualidad, residen dos cofradías de gran fervoren la ciudad de Úbeda, por un lado la Oración del Huerto y la Virgen de la Esperanza (recientemente han celebrado el 75 aniversario de su fundación) que ocupan la Capilla de San Miguel; y por otro lado el Cristo de la Humildad y la Virgen da la Fe, popularmente conocidos como “los romanos”, hacen lo propio con la Capilla de San Antonio.

 Anterior a la creación de las casas consistoriales, el concejo se reunía y custodiaba los archivos de la Universidad de Priores y Beneficiados, al igual que los certificados de linaje de la nobleza, en la capilla del crucero o también llamada la Capilla del Encaje, por su rica y abigarrada decoración vegetal gótica isabelina, que aún hecha en piedra nos recuerda a esta fina labor de hilo.

Iglesia San Pablo

Portada de los Carpinteros. Iglesia San Pablo (Úbeda)

En el exterior, tenemos dos fachadas. La de los pies es conocida como Portada de los Carpinteros, de gran importancia histórico-artística por ser el único ejemplo de tardorrománico – protogótico de la ciudad. Es restituida en los años 60 tras estar cegada y convertida en ventana para permitir con facilidad la salida de las imágenes procesionales, ya que en su bella Portada Principal nos encontramos una escalinata que dificultaría este proceso.

Iglesia San Pablo

Portada Principal. Iglesia San Pablo (Úbeda)

Otra bella muestra del gótico isabelino, es su arco conopial abocinado que muestra tanto decoración vegetal como figurativa. El acceso se realiza mediante dos arcos trilobulados y en el parteluz encontramos al titular de la iglesia, San Pablo.

En el tímpano encontramos la coronación de la Virgen, un tema de amplia difusión durante el gótico, que conserva aún restos de policromía original.

Iglesia San Pablo

Tabladillo. Iglesia San Pablo (Úbeda)

Y, sin dudarlo, junto a esta portada se encuentra una de las razones de peso por las que Úbeda fue declarada, junto con la vecina Baeza, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace ya 15 años.

El hueco excavado a la izquierda de la fachada principal (que bien pasa desapercibido a muchos) se conoce como Tabladillo, por la existencia en origen de unos tablazones de madera a modo de escalera para subirse a él.

  • El Concejo lo usaba a modo de tribuna para emitir los bandos municipales una vez se reunían dentro.
  • El Sacerdote también lo utilizaba para emitir los sermones y dirigir el rezo cuando el pueblo se encontraba inmerso en sus quehaceres.

Esta doble función adoctrinadora, nos une de lleno con Hispanoamérica y sus Capillas Posas, realizadas en los claustros de los conventos para evangelizar a los sudamericanos en masa… al igual que nos une con Baeza y su Balcón del Pópulo, lugar desde el que se da la primera misa cristiana una vez es conquistada.

Este es el trasvase cultural clave para que ambas ciudades fueran declaradas Patrimonio de la Humanidad, pues tanto baezanos como ubetenses se animaron a hacer las Américas.

¿Te animas tú a surcar nuestra fascinante historia?

Con nuestras visitas guiadas te lo pondremos fácil.